Últimos temas

Libre — The Great Pretender.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Makareta Brown el Dom Sep 03, 2017 1:13 am

Recuerdo del primer mensaje :

.





01.09.17 § 14:17 § Verde.

La cálida voz de Tony Williams se colaba a sus oídos como agua fresca de manantial. Fluía con sentimiento doloroso y tenía una suavidad que era un puñetazo en las entrañas. Tenía ese 'no-sé-qué' que tanto faltaba en la música actual, y sabía a memorias. Maka movía la cabeza de lado a lado al son de la canción, lento. Movía los labios como cantando para sí misma, como cantando para nadie. Ahí, sentada en el muro exterior de la escuela secundaria de Auckland, veía niños y adolescentes desfilar, haciendo su salida del recinto escolar. Bien uniformados, sonrientes, atolondrados como pichones al revolotear. Se podía sentir la alegría, como una nota que vibraba intensa y desfallecía al consumirse los gritos. La coreana era consciente de las miradas que algunas personas le dedicaban, pensando tal vez que no era educado trepar al muro del plantel educativo y sentarse ahí a esperar. Era gracioso, podía alguien fumar y contaminar el aire de los demás, pero tomar posturas poco acostumbradas era más maleducado. No importaba. Maka no estaba de humor para complacer a gente que no conocía.

Además, su posición tenía una razón de ser, como todo lo que ella hacía. Desde ahí podía examinar con mayor rapidez los rostros de los estudiantes, buscando a aquel al cual no esperaba. En efecto, estaba ahí para espiar a aquel que no quería verla. Él le había dicho que no sería su hermano en adelante, y estaba bien. Maka entendía. Como fuere, la escuela a la cual él asistía era un lugar público y, mientras ella mantuviera su distancia, se sentía libre de ir y venir como se le antojara. ¿Por qué?... Mero masoquismo. No había transcurrido demasiado tiempo desde el día en que abandonó la casa de sus abuelos, así que no era que necesitase ver a su hermano. Simplemente verle le significaba un castigo que sabía que debía asumir. Su búsqueda de atormentarse de alguna manera adoptaba medidas extremas, incluso exponiéndose a que el chico la viera. De cualquier forma, a medida que los minutos avanzaban, vio a su hermano desfilar, saliendo de la escuela acompañado de sus amigos.

Se veía feliz.

«Como no lograste hacerle sentir en años». Ouch. ¿Cómo se siente uno cuando una uña se le entierra entre las vertebras de la espina dorsal? Así se sentía ella en ese momento. Verle así luego de haberle dejado era una bofetada. La alegría de saberle bien se mezclaba con la agonía de no poder acercarse a él. El sentir más noble se contorsionaba con el sentir más egoísta, formando una aleación por demás enfermiza. Y adictiva. Solo le vio alejarse y partir con los otros chicos de su edad, tarareando para sí mientras sus pies se balanceaban en el aire. Los lentes oscuros salvaguardaban sus ojos rasgados, por lo que todo lo que podía ser reconocible para su hermano era su barbilla. Incluso su cabello estaba hecho un revoltijo, lo cual le daba un aspecto bastante desaliñado—. Bien, al menos tienes a dónde volver —musitó al aire, aunque las palabras estuvieran dirigidas para su hermano menor. Por el momento, ella no estaba en las mismas condiciones, aunque llevaba un par de días sopesando la opción de solicitar una habitación en la residencia de la universidad. ¿Dónde más se quedaría, si no? Se hospedaba en un hotel por el momento, pero sus ahorros pronto se acabarían así y no contaba con un empleo. ¿Tal vez debería buscar algo a medio tiempo?

Maka se quedó ahí, sentada por algunos minutos más, hasta que perdió la noción del tiempo. Algunas personas le señalaban, tal vez pensando que era extraño que no hubiera ido a recoger a nadie y que se quedara ahí solo haciendo nada. 'The great pretender' inició en su viejo reproductor mp3 (el mismo que le había acompañado desde la infancia), lo cual le provocó una sonrisa y le hizo cantar para sí. ¡The Platters! Por supuesto, esto pareció llamar la atención de más personas, parecía un cantante callejero, pero en ese momento no le importaba demasiado. Un sentimiento en canción era más importante que lo concreto del pensamiento—. Yes, I'm the great pretender~ Just laughing and gay like a clown. I seem to be what I'm not, you see~ I'm wearing my heart like a crown. Pretending that you're still around... —canturreó por lo bajo, siendo la viva imagen de la despreocupación, hasta que su reproductor cayó de su bolsillo. La coreana ahogó un jadeo de sorpresa, solo quedándose muda con los audífonos engarzados a sus orejas mientras su aparato musical caía cuesta abajo, seguramente directo al piso o a la cabeza de alguien.



Última edición por Makareta Brown el Lun Sep 11, 2017 3:41 am, editado 1 vez


My song of the 50's
My IDXMy Storyline

When you hold my hand...
I understand... the magic that you do...
You're my dream come true.
My one and only you.

Universitarios

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
83

PB :
SoYoung Kang.

Apodo :
Maka.

Nacionalidad :
Surcoreana.

Pareja :
Mi sexy sábana blanca.

Clase social :
Estudiante de Literatura.

Carrera/ocupación :
♪ Oh, yes, I'm the great pretender ♫

Frase corta :
Quien controla a otros es fuerte.

Dato 4 :
Quien se controla a sí mismo, poderoso.

Volver arriba Ir abajo


Re: Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Makareta Brown el Jue Oct 05, 2017 7:54 pm

.






Algo de lo que dijo Kayleigh resonó en su mente, como un eco inextinguible. 'Y cada vez que quieres recordar la tormenta escuchas esa canción'. Maka no pudo evitar reír por lo bajo, porque vaya que sabía lo que era querer recordar la tormenta. ¿Acaso no solía herirse mentalmente con los recuerdos? Como si representaran una adicción y como si dicha adicción necesitara una vía de escape, algo a qué aferrarse para su realización. Con un asentimiento de cabeza mostró que estaba de acuerdo, migrando sus ojos oscuros hacia la castaña—. ¿De dónde eres, Kayleigh? —preguntó sin poder evitarlo. Ciertamente, la otra mujer no era como el extranjero promedio para Maka, como el extranjero sin rostro que no solía importarle y cuyo exterminio le resultaba conveniente. Desde el momento en que se había detenido a platicar con ella, Kayleigh había pasado de ser el extranjero promedio a una persona que podía considerarse parte de sus conocidos. Algo en la mueca que le vio esbozar después le dijo que ella podía entender de auto-sabotaje. Sintió ganas de preguntar al respecto, pero las contuvo por el momento, no quería invadir la privacidad ajena.

Gracias —musitó cuando la muchacha hizo aquel comentario sobre su carrera, removiendo ambas manos dentro de los bolsillos de su chaqueta—. Es interesante lo que comentas de tu segunda opción. Yo creo que no tengo una, hmm. Si se diera la oportunidad o si tuviera que elegir una segunda opción, tal vez iría por el canto, aunque también podría inclinarme a algo que me dé retribución inmediata. Ya sabes, cuando se acaban los ahorros, hay que trabajar hasta paseando perros o limpiando ventanas. Todo trabajo es bienvenido —se rió al decir aquello, pues sabía muy bien que en unos meses tendría que buscar algún trabajo a medio tiempo. Por supuesto, su sonrisa fue suprema cuando Kayleigh mencionó su 'tarea extra'—. Un experimento social, suena divertido —comentó, intentando visualizar las posibles respuestas que la otra obtendría.

Lo siguiente que hizo fue guardar silencio para oír a su interlocutora. Era evidente la estima que tenía por sus compañeros de fraternidad, y era casi como si aquella sensación se esparciera de ella a los alrededores, sintiéndola Maka también. Qué curioso—. Dices 'el más travieso de todos', así que en teoría todos son traviesos, solo que Seth más que los demás, ¿no? —apuntó con un halo humorístico en la voz—. ¿Es como el fastidioso hermano menor o como el hermano mayor bulleador? —inquirió, intentando visualizar la escena con Kayleigh en ella. Y hacerlo la llevó a otro pensar: ¿cómo habría sido todo si su hermano menor hubiera sido el mayor? ¿Eso habría cambiado las cosas en algo? «No tiene sentido pensar eso ahora», se dijo a sí misma, antes de arquear una ceja por la curiosidad—. ¿Una manifestación? Oh. Define "refugiados" —pidió, imaginándose a un grupo de refugiados de alguna catástrofe y a Kayleigh y otros universitarios protestando para que les permitieran el ingreso... ¿a la universidad? ¿al país?—. ¿Cómo fue? ¿Qué pasó? ¿Alguna anécdota de ello? —preguntó, sin poder frenar su curiosidad en aquel momento. La castaña había dicho que era la primera vez que hacían algo así, por lo que debía haber sido todo un acontecimiento estudiantil. Las cosas de las que se perdía por andar en su mundo, vaya.



My song of the 50's
My IDXMy Storyline

When you hold my hand...
I understand... the magic that you do...
You're my dream come true.
My one and only you.

Universitarios

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
83

PB :
SoYoung Kang.

Apodo :
Maka.

Nacionalidad :
Surcoreana.

Pareja :
Mi sexy sábana blanca.

Clase social :
Estudiante de Literatura.

Carrera/ocupación :
♪ Oh, yes, I'm the great pretender ♫

Frase corta :
Quien controla a otros es fuerte.

Dato 4 :
Quien se controla a sí mismo, poderoso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Kayleigh E. O'Donoghue el Lun Oct 09, 2017 8:55 pm

Su pequeña risa me hace pensar que ella también hace lo mismo que yo y eso es lo maravilloso de la música. Tiene el poder de tocar las fibras más sensibles de una persona evocando distintas sensaciones y sentimientos que quizá no sabías que estaban ahí, pero mediante una melodía salen a la luz incluso cuando no lo buscabas. Mencionar la melodía de mi madre me hace tararearla en mi mente provocando esa sensación en la boca del estómago que yo asocio con la nostalgia. Afortundamente, tengo una compañera de camino que me saca de mis pensamientos con su charla. —De Irlanda, Galway más precisamente— respondo a su pregunta evitando con todas mis fuerzas que la canción Ed Sheeran no venga a mi mente, pero fracaso terriblemente cuando los violines se reproducen en mi cabeza. —¿Y tú?— no puedo evitar preguntar de regreso además de que creo recordar que no lo ha mencionado en la breve historia que me ha contado respecto a sus padres.

Suspiro cuando comenta lo de hacer algo que te de retribución inmediata porque sé exactamente como se siente. —Te entiendo y últimamente los ahorros se van muy rápido— el hecho de encontrar un trabajo de medio tiempo es algo que tengo presente todos los días. De hecho, la última vez que fui en busca con Gabrielle no tuve suerte porque no recibí llamado de ningún lado así que todavía estoy desempleada. —Bueno, pero puedes hacer algo referente al canto cuando acabes la carrera. ¿Nunca pensaste en enseñar?— pregunto porque a veces los estudios de algunas licenciaturas pueden resultar en profesorados. —Tendrías trabajo como profesora y podrías hacer algo con el canto— suena sencillo hablándolo al aire, pero soy consciente de que no es tan fácil como parece. Sin embargo, no soy capaz de evitar pensar ello en voz alta porque también es una posibilidad para mí a futuro.

Imagino lo que cada uno de los Centaurs podría decirme y sonrío antes de que Makareta le diese en el clavo. —Lo son, sí y ciertamente Seth es el peor— peor en el buen sentido en este contexto, claro. —Las mascotas que tenemos también ayudan a sus dueños a decantarse por las travesuras— y es que con gatos, conejos, perros y serpientes la residencia a veces se descontrola un poco. —Definitivamente es como el hermano mayor bulleador que nunca tuve— agrego sonriendo ante el hecho de que Brown acierte con las cosas que acontecen en la fraternidad.

La conversación toma otro rumbo cuando hablamos de la manifestación y no la culpo por sentirse curiosa al respecto. —Refugiados que no tienen dónde ir porque su país se encuentra en guerra— respondo recordando aquel día escandaloso. —Se pidió que les permitieran entrar, pero Kyeema estaba involucrado y las personas responsables de decidir eso estaban reunidas en el Auckland Town Hall ese día cuando Centaurs y Hydras fuimos allí a apoyar la opción de que se quedasen— la pongo un poco en contexto de lo que pasó aquella tarde de manifestación. —Tenemos bastantes, pero creo que la que más destaco fue la que más miedo me dio...— pateo una piedrita pequeña en el camino observando como viaja un par de metros más adelante. —unos chicos estaban disfrazados con máscaras simulando ser Kyeema y nos dieron un susto enorme a los que estábamos ahí más cerca— ladeo la cabeza para observarle mientras caminamos. —Y luego hubo robos de móviles, vino la prensa, una señora nos echo un balde con agua por hacer mucho bullicio— enumero con los dedos algunas de las cosas que recuerdo además del asunto de la máscara del chicho graciosillo.



pss:
 
Miembro Centaur

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
430

PB :
Emily Didonato

Apodo :
Kay

Nacionalidad :
Irlandesa

Pareja :
Pareja

Clase social :
Clase media

Carrera/ocupación :
Futura maestra

Frase corta :
Galway Girl

Dato 4 :
Hola, quiero tramas <3

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Makareta Brown el Miér Oct 18, 2017 8:59 pm

.






Galway —susurró para sí la asiática, asintiendo con la cabeza como señal de que reconocía el nombre. Nunca había estado ahí, pero su padre había ido una vez a un congreso en Dublín y al término de este se había dirigido a Galway para otros asuntos políticos, o al menos eso le había dicho a su madre. Maka alejó aquel pensamiento de su cabeza. Hubieron muchas cosas que su padre no les dijo. Se enfocó en la pregunta de la castaña, para no seguir recordando cómo su padre era un especialista en ocultar cosas—. De Seúl. Corea del Sur. Normalmente la gente ve mis ojos rasgados y llega a la lógica conclusión de que soy de China o Japón, pero no —rió entre dientes al decir aquello, puesto que ya estaba acostumbrada a aquellos errores por parte de los demás y, de hecho, hasta divertido lo encontraba—. Cuando les digo que soy de Corea del Sur, lo primero que me dicen es "Oh, ¿y eres fan del K-pop?" —volvió a reír, esta vez un poco más alto, antes de asentir a lo dicho sobre los ahorros. Maka nunca se había considerado una persona despilfarradora, pero realmente tener gastos ocasionales y vivir por su cuenta eran dos cosas totalmente distintas.

Una mirada dedicó a Kayleigh ante sus palabras. ¿Maestra de canto?—. Hmm, sinceramente, nunca he contemplado esa posibilidad —admitió, pero fue como si una perspectiva nueva se mostrara, atractiva y desconocida, en una mente donde solo había perspectivas viejas y obsoletas. Fue maravilloso. Tuvo una imagen mental suya compartiendo lo que sabía con niños, los humanos que todavía podían forjarse, los que podía impedir que se volvieran como los humanos que ella reconocía como tales—. Me gusta esa opción, sería algo bastante... interesante —fue todo cuando dijo, con tono de voz pensativo. Permaneció unos segundos así, hasta que la irlandesa mencionó a las mascotas de su fraternidad, junto a su amigo Seth—. ¿Así que les dejan tener mascotas? ¿Qué tipo de mascotas tienen en Centaurs? —inquirió con auténtica curiosidad—. En casa solo hemos tenido perros guardianes, la mascota tradicional —musitó con una expresión que parecía gritar "Mátame, mi familia es TAN tradicional". O era. Era.

Oh, pero entonces la plática mutó a otros temas. La mirada curiosa de Maka brilló cuando Kayleigh explicaba y relataba lo sucedido en aquella manifestación. Oyó todo con expresión neutral, pues era sabedora de que su opinión en esos temas normalmente no era bienvenida. «O tal vez eres justo como tu padre, especialista en ocultar cosas», le atacó su voz mental, la cual Maka luchó por ignorar—. Entiendo. Debió ser todo un acontecimiento social aquella manifestación. Lástima que no lograran el objetivo —musitó con simpleza,visualizando la escena que Kayleigh describía, la de los chicos disfrazados de Kyeema dándole a todos un susto de muerte. Luchó para no reír, pero no lo logró del todo—. Lo siento, sé que no debería reírme de algo así, es solo que esa debió ser una broma muy, pero muy pesada. No me habría gustado nada estar en tu lugar —dijo, solo para reír más fuerte cuando la otra mencionó el baldazo de agua—. ¿Ves? Y, a pesar de eso, también siento que habría sido interesante estar ahí. Deberé estar un poco más atenta a los acontecimientos en los alrededores. Tal vez sean importantes —reconoció, pensando realmente que sí, que iba a tener que hacer eso, porque quizás había más que solo preocuparse por lo que le afectaba a ella directamente, ¿o no?



My song of the 50's
My IDXMy Storyline

When you hold my hand...
I understand... the magic that you do...
You're my dream come true.
My one and only you.

Universitarios

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
83

PB :
SoYoung Kang.

Apodo :
Maka.

Nacionalidad :
Surcoreana.

Pareja :
Mi sexy sábana blanca.

Clase social :
Estudiante de Literatura.

Carrera/ocupación :
♪ Oh, yes, I'm the great pretender ♫

Frase corta :
Quien controla a otros es fuerte.

Dato 4 :
Quien se controla a sí mismo, poderoso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Kayleigh E. O'Donoghue el Vie Oct 20, 2017 10:45 pm

Lo dice con gracia, pero supongo que las primeras veces no se lo habrá tomado de esa forma. Es como cuando a mi me ponían el apellido mal, al principio me enfadaba un poco y deletreaba lentamente para que la otra persona pudiese entenderlo o mínimo escribirlo como se debe, pero no tenía suerte. Al cabo de un par de veces más que me ocurrió ya me lo tomé con más gracia porque era amargarme por una tontería. —Ah sí, las generalizaciones siempre están a la orden del día— comento antes de reírme con ella respecto a la típica pregunta que le hacen. —Me pasa lo mismo, pero con San Patricio porque lo primero que hacen cuando dices que eres de ahí es preguntar por ello— me sumo al ambiente entretenido de lo que la gente dice cuando sabe de dónde somos. —No conozco mucho de Corea, aunque me gustaría— confieso con una pequeña sonrisa. Conozco cosas de otros lugares cuando conozco a alguien de ahí. En Centaurs siendo tantos y de distintos países aprendo mucho de otras tradiciones y cosas, es algo muy interesante el intercambio cultural; te hace crecer como persona también, pero no todos pensamos de la misma forma, evidentemente sino Auckland no estaría bajo tal amenaza.

Al parecer Makareta no había barajado esa idea y me alegra poder haber ayudado a su abanico de posibilidades. —Te daría retribución y harías algo que te gusta— añado pensando que no todos tienen la posibilidad de hacer eso. Sobre todo pasa cuando eres estudiante y tienes que conseguir algún trabajo para mantener los estudios, pero usualmente es lo que puedes conseguir sin ponerte quisquilloso por hacer algo que ames sino más bien algo que te ayude a comprar las cosas día a día.

¿Cualquier perro o una raza en particular?— pregunto antes de responder lo anterior. —Fuera de lo más común tenemos un conejo y una serpiente— comento nombrando los dos que posiblemente no se encuentren tan frecuentemente en una casa. —¿Adivina de quién es la serpiente?— me río y niego con la cabeza. —Cada vez que Mudita, la serpiente, se pierde de vista nos volvemos todos locos, pero dentro de lo que cabe se porta bien— digo en defensa del reptil. —Descontando a esos dos también tenemos perros y gatos; todo un zoo— bromeo sabiendo que nos falta bastante para asemejarse, pero no niego que tenemos variedad.

La risa invade a Makareta y no puedo culparla porque contándolo así da bastante gracia e incluso yo me reí cuando lo conté en su momento un par de días después cuando se me fue la impotencia de no poder haber hecho nada. —Lo bueno es que no nos resfriamos  al otro día a pesar de todo— me uno a la risa porque Ryshia había quedado empapada de pies a cabeza, la pobre la pasó bastante mal ese día con eso y el momentáneo robo de su móvil. —Fue interesante, sí, una experiencia que no olvidaré a pesar de todo— comento antes de detenerme al ver un cesto. Abro el bolso y saco el pedazo de bolígrafo, el lápiz roto que una niña me pidió tirase y la lista de la compra del mes pasado. —Listo, así tengo más lugar para meter porquerías— me río moviendo el cierre del bolso para colgármelo nuevamente en mi hombro.



pss:
 
Miembro Centaur

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
430

PB :
Emily Didonato

Apodo :
Kay

Nacionalidad :
Irlandesa

Pareja :
Pareja

Clase social :
Clase media

Carrera/ocupación :
Futura maestra

Frase corta :
Galway Girl

Dato 4 :
Hola, quiero tramas <3

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Makareta Brown el Dom Oct 22, 2017 3:02 pm

.






El comentario de Kayleigh le hizo pensar que sabía a qué se refería, que entendía. ¿Tal vez había pasado por lo mismo? Maka se preguntó aquello, aunque su curiosidad fue desterrada al siguiente segundo, cuando la irlandesa prosiguió con sus palabras. Oh, el santo irlandés—. Ya veo —musitó, asintiendo con la cabeza como señal de que comprendía—. Menos mal que no te pregunté por ello —bromeó, antes de sonreír al visualizar su tierra. A pesar de las continuas decepciones que había sufrido ahí, era consciente de que había algunos lugares dignos de ser recordados y visitados—. Es un lugar hermoso. Ya sabes, cada país tiene esos lugares especiales que la gente adora visitar. En lo personal, diría que el río Han es uno de los más resaltantes. En la noche suelen dar espectáculos de luces y la gente suele visitarlo a menudo —explicó, antes de continuar asintiendo a lo que la adversa decía. Sí, era algo que tenía mucho sentido—. Créeme que lo consideraré. No sé si termine haciendo eso, no soy dueña del futuro, pero lo pensaré. Lo veo bastante viable, de hecho.

Su rostro migró a una expresión pensativa ante la siguiente pregunta. Intentó hacer memoria—. Hmm, vi algunos dobberman, algunos husky siberianos, algunos mestizos —rió para sí—. De todo en realidad, aunque todos eran grandes, ya sabes, perros guardianes. Entrenados. Cuando era niña me sorprendía que no jugaran tanto —recordó en voz alta, antes de arquear las cejas por la mención del conejo y la serpiente. Esas realmente eran mascotas poco tradicionales—. ¿Un conejo y una serpiente? ¿Esos no muerden? —preguntó con una ligera risa, aunque dicha risa creció al oír el nombre de la serpiente. ¿Mudita?—. JAJAJA, es un nombre genial. ¿No habla o es al revés, sisea siempre? ¿De quién es? —preguntó, teniendo una sospecha, pero sin adelantarse en sus conjeturas.

Algo de alivio le invadió cuando Kayleigh terminó riéndose también. Era consciente de que su gesto podía herir susceptibilidades y que la otra no lo tomara a mal no solo le sorprendió, sino que también le dejó un sabor de boca interesante. Agridulce. ¿Era por sentir que estaba ocultando algo? Maka tomó nota mental de aquello para hacer algo de introspección después. Quería descubrir el porqué de su reacción, aunque no sabía si terminaría dando con la respuesta correcta—. Ser un gato mojado es toda una experiencia. Me pasó solo una vez, cuando caí a un lago porque el puente de madera se rompió —rió al contar aquello, porque vaya que había sido todo un acontecimiento. La prensa no la había dejado en paz es un buen par de meses. Observó cómo la irlandesa se acercaba a un cesto del camino para depositar lo de su bolso, y no pudo dejar de reír ante lo que dijo—. Empezaré a creer que tu bolso es la mochila de rescate de Dora —bromeó, dejando la carcajada fluir. Se sentía cómoda y esa risa lo demostraba.



My song of the 50's
My IDXMy Storyline

When you hold my hand...
I understand... the magic that you do...
You're my dream come true.
My one and only you.

Universitarios

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
83

PB :
SoYoung Kang.

Apodo :
Maka.

Nacionalidad :
Surcoreana.

Pareja :
Mi sexy sábana blanca.

Clase social :
Estudiante de Literatura.

Carrera/ocupación :
♪ Oh, yes, I'm the great pretender ♫

Frase corta :
Quien controla a otros es fuerte.

Dato 4 :
Quien se controla a sí mismo, poderoso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre — The Great Pretender.

Mensaje por Kayleigh E. O'Donoghue el Lun Oct 30, 2017 3:15 pm

Sonrío cuando la escucho decir eso. —Suele variar a veces es San Patricio y otras los tréboles o la olla de oro al final del arcoiris— sobre todo porque esas tres cosas son las que la gente más asocia con mi país de origen. No puedo culparlos, en realidad, las personas repiten lo que ven y eso como la cerveza al parecer es lo que más resuena en el imaginario de las personas. Es un poco triste porque hay miles de historias y leyendas que podrían circular más en lugar de las típicas. Evidentemente, es algo que pasa en todas partes porque hasta Makareta lo menciona. —El río Han— repito para no olvidarlo y quizá buscar algo de información y fotografías cuando llegue a la fraternidad. —Seguramente sea bonito, todo lo referente a espacios abiertos me parece hermoso— menciono porque me hace sentir a gusto estar cerca de una fuente de agua o un espacio verde enorme. Sumado a las luces que menciona, no tengo duda de que debe ser un lugar precioso. Sin embargo, lo triste es que posiblemente no visite eso muy pronto. 

Los husky siempre me parecieron hermosos, pero les tengo respeto. No sé si sean amigables o no, pero quizá el hecho de que se asemejen a los lobos— es muy probable que se diferencien, pero no me daría para acercarme a uno sin que su dueño estuviese presente, por ejemplo. Comentado eso asiento a su primera pregunta. —No, ninguno. Al menos nunca a mí. Pelusa es un amor, es un conejo blanco todo pequeñito que parece un pompón— explico recordando el conejo de la líder de Centaurs. —Seth el travieso es el dueño. En realidad se llama Draco, pero se le conoce más por Mudita porque no habla— ideas locas de mi compañero de habitación que luego todos le seguimos la corriente. —A mi me agrada mientras este en su terrario y no se escape porque entro en pánico— confieso pensando en aquella vez que la vi fuera y casi pego el grito en el cielo.

No quiero reírme, pero mi mente imagina a Makareta en esa situación y la risa sale sola. —¿Te hiciste daño o solo fue un susto?— pregunto a pesar de todo el asunto gracioso que siempre está al contar una anécdota que en el momento que pasó está lejos de ser tan entretenida como contarla después. —Yo siempre desconfío de los puentes— las sogas no me dan buena espina porque con el calor del sol de todos los días es algo que se va desgastando con el tiempo y acaba rompiéndose.

Las risas parecen ser el condimento especial de esta tarde porque si no es una la que ríe, es la otra. —Casi— menciono mirando el bolso sin pretenderlo. —Se me rompen las tiras muy a menudo por la cantidad de peso que llevo. Es que siempre pienso que debo llevar todo aunque no lo use porque sé que en algún momento servirá. Sumado a toda la basura que guardo para no arrojar en el suelo— digo en mi defensa aunque suene extraño al expresarlo en voz alta. —Por ejemplo, siempre llevo un juguete de mi gato para llamar su atención por si se pierde otra vez— y es que desde esa vez que se extravió tomo un poco más de recaudo.



pss:
 
Miembro Centaur

avatar
Ver perfil de usuario
Monedas :
430

PB :
Emily Didonato

Apodo :
Kay

Nacionalidad :
Irlandesa

Pareja :
Pareja

Clase social :
Clase media

Carrera/ocupación :
Futura maestra

Frase corta :
Galway Girl

Dato 4 :
Hola, quiero tramas <3

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.